HACER UNA CARRERA UNIVERSITARIA NO TE ASEGURA UN EMPLEO

 en Noticias

Según el último informe de Inserción laboral de los egresados universitarios, presentado en el mes de julio por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, casi el 30% de los 233.626 titulados que finalizaron sus estudios en 2014 no tenían empleo cuatro años después de graduarse. El mismo informe recoge que el 53% de los egresados no encuentran trabajo al año siguiente de terminar la carrera, un 40,4% a los dos años y el 32,2% tres años después siguen sin encontrar empleo. Contar con estudios superiores hoy en día no es garantía de encontrar trabajo.

Hoy en día tener una carrera universitaria y dominar el idioma inglés no te diferencia del resto. Eres uno más.

El motivo principal es que los alumnos no ponen estrategias en su etapa formativa que lo sitúen de forma diferencial al alcanzar el campo profesional. Parece como que todo eso queda lejos.

Damos por seguro que tienes claro para qué estudias una carrera, y que no debería ser otra cosa que para dedicarte profesionalmente una vez la hayas acabado. Por lo tanto, el objetivo principal es conseguir un empleo.

Cuando debas aplicar a una empresa para que te contraten, querrás que la empresa “compre” tu producto, que “eres tú”. Para “vender” tu producto a una empresa deberás presentarte mediante un catálogo. Es lo que se conoce como curriculum vitae, documento que recogerá las características que tienes tu como “producto”.

Tu curriculum debe tener 3 apartados muy definidos:

  1. Atributos
  2. Diferenciales
  3. Punta de lanza
  • Los atributos son el pasa o no pasa. En este punto encontraremos tu formación. Si por ejemplo una empresa busca un abogado, tu deberás tener una carrera de derecho, si no, no te cogerán. En el apartado de los atributos generalmente encontramos la formación, los grados o ciclos formativos.
  • Los diferenciales son aquello que tú tienes y que probablemente tu competencia no.

Esto lo que hace es que tu curriculum pase de la pila de los candidatos descartados a la pila de los que entrevistaran. En este apartado podemos encontrar 5 puntos.

  1. La formación. Si, de nuevo aparece la formación. Si haces un grado que pocos hacen, además de un atributo es un diferencial. Hoy en día, por ejemplo, una persona que hace una carrera de ingeniería informática tiene casi el trabajo asegurado.
  2. La universidad. Poseer una carrera por una universidad prestigiosa ayuda a tener marca. No es lo mismo tener una carrera por una universidad que tenerla por Oxford.
  3. La internacionalidad. Las empresas cada vez buscan talento en cualquier parte del mundo. La pandemia y el teletrabajo han acelerado en años este proceso. Tener internacionalidad determina que eres capaz de trabajar con personas de otros países, culturas y religiones. No es igual un andaluz, que un vasco, que un chino, que un alemán. Para empresas globalizadas, que todo su personal es universal, es un factor muy diferencial. Este punto se puede conectar con el anterior. Es un gran diferencial hacer una carrera en una universidad internacional.
  4. Los idiomas. A menudo los idiomas están conectados con un sector industrial concreto. Para el mundo del diseño, Italia es un referente, por lo tanto, dominar el italiano es un buen diferencial. Para el mundo de la industria y la automoción, el alemán o el japonés. Para el mundo de la investigación el inglés. Para el mundo de la moda de lujo o la aeroespacial, el francés.
  5. La tecnología. La tecnología ya está presente en la mayoría de las profesiones, sean del campo que sean. Está en la música, en los negocios, en la investigación, en las compras, en la salud, en todas partes. Tecnología es la técnica que se aplica a una ciencia. Podemos identificar que se aplica tecnología, generalmente, cuando se aplica a una ciencia, matemática, informática y robótica. En este sentido, debes tener conocimientos transversales sea cual sea tu profesión, porque seguro que en no mucho vas a tener que entenderlo. Te vas a encontrar en reuniones de profesionales multidisciplinares donde se va a hablar de tecnología, aunque tu profesión sea, por ejemplo, la de psicólogo.
  6. La punta de lanza, es aquello que determinará porque te van a contratar a ti y no a otra persona con un curriculum muy parecido al tuyo. En este punto podemos indentificar 3 aspectos: Las competencias personales, la marca personal y las competencias profesionales.

Tienes 4 años para trabajar todos tus diferenciales, donde en la primera, que se conoce como Take off, debes empezar a hacer segmentación de mercado, estudiar a tu cliente, aprender la narrativa, extraer las palabras claves, crear tu imagen digital y empezar a construir tu carta de presentación y tu curriculum.

Hemos ayudado a más de 1.000 alumnos que no encontraban trabajo desde hacia 3 años y mediante un trabajo de orientación basado en los diferenciales, el 91% acababa consiguiendo un empleo de larga duración antes de los 4 meses.

Puedes hacerlo por ti mismo o puedes dejar que nuestros asesores expertos de meorienta te ayuden a conseguir alcanzar el campo profesional con éxito.

Noticias recientes
Abrir chat
¿Hablamos?